Marcapasos

Un marcapasos y su sensor
Un marcapasos y su sensor

Un marcapasos es un pequeño dispositivo, del tamaño de una moneda de medio dólar, que se coloca debajo de la piel cerca de su corazón para ayudar a controlar los latidos del corazón. El marcapasos se implanta en el marco de lo que se refiere a menudo como terapia de resincronización cardíaca.

Las personas pueden necesitar un marcapasos para una variedad de razones, sobre todo debido a una de un grupo de condiciones llamadas arritmias, en la que el ritmo del corazón es anormal.

El envejecimiento normal del corazón puede alterar el ritmo cardíaco. El daño al músculo cardiaco como consecuencia de un ataque al corazón es otra causa común de interrupción de los latidos de su corazón. Algunos medicamentos también pueden afectar el ritmo cardíaco. Para algunos, las condiciones genéticas causan un ritmo cardíaco anormal. Independientemente de la causa subyacente de un ritmo cardíaco anormal, un marcapasos puede arreglarlo.

Para qué sirven

Los marcapasos se implantan para ayudar a controlar los latidos del corazón. Pueden ser implantados temporalmente para tratar el pulso lento después de un ataque al corazón, cirugía o sobredosis de medicamentos. Los marcapasos también se pueden implantar de forma permanente para corregir un latido cardíaco lento. Leer más.

Riesgos al implantarlo

Las complicaciones de la cirugía para implantar el marcapasos son poco frecuentes y las potencialmente mortales son muy raras. Leer más.

Pruebas

Antes de que su médico decida si necesita un marcapasos, tendrá varias pruebas para averiguar la causa de su ritmo cardíaco irregular. Leer más.

Un marcapasos con frecuencia se puede implantar en su pecho con una cirugía menor. Es posible que tenga que tomar algunas precauciones en su vida diaria después de instalar el marcapasos.